Cólico del Lactante

Mejora su salud, aplicando el Método Rubio

Tratamiento del Cólico del Lactante a domicilio

El Cólico del Lactante es un masaje profundo que reúne una serie de maniobras suaves y relajantes, junto con otras vigorosas y profundas que, en conjunto, proporcionan esa sensación de relajación, descanso, alivio y confort.

Cólico del Lactante

El Cólico del Lactante es un trastorno típico de los primeros meses de vida que se caracteriza por un llanto intenso y prolongado sin causa aparente. No se sabe a ciencia cierta lo que provoca estos cólicos, se presume que son consecuencia de la inmadurez de su aparato digestivo.

Con El Método Rubio para los Cólicos del Lactante conseguimos de una manera natural una mejoría, tanto en la alimentación del niño, que realiza tomas más correctas y mantiene mejor el tiempo entre ellas, como en el tránsito intestinal y en la evacuación de las heces y los gases, una mayor facilidad en el eructo, y como efecto secundario, aumenta el bienestar general del bebé al aumentar la calidad y el tiempo de sueño.

Gracias a la práctica del Método Rubio hemos descubierto que podemos mejorar en más de un 95 por ciento las dolencias de los bebés que sufren este mal.

Sesiones

El Método Rubio para los Cólicos del Lactante se realiza, como norma general, en dos sesiones: una primera elastificando la zona más externa y la segunda, 48 o 72 horas después, sobre la zona profunda.

Las sesiones tienen una duración aproximada de entre 30 y 45 min cada una, debiendo realizarse siempre con el bebé relajado, obteniendo un resultado de mejoría o desaparición del síntoma superior al 95 por ciento.

Utilizamos ligeras presiones escuchando y esperando la respuesta del cuerpo, desde la zona más superficial a la profunda penetrando por capas a medida que el cuerpo nos deja hasta conseguir la relajación del intestino. Al desaparecer la tensión, el transito mejora y desaparecen las retenciones, y con ellas las molestias que ocasionan.

Reflejo de Succión

El reflejo de succión es la acción en la que comienza el acto de la alimentación en el bebé, éste la realiza muchas veces durante los primeros meses y, en ocasiones, provoca tensiones y dolor en la zona de la mandíbula, limitando su alimentación.

Es por ello, que complementamos el Método Rubio con la Técnica Sutherland, con la que se regula el Impulso Rítmico Craneal, con la que se consigue que desaparezca el dolor en la mandíbula, mejorar la función de succión, y, por tanto, mejorar la alimentación del bebé.

Desaración del Cólico infantil

A través del Método Rubio

A través del tratamiento, el bebé entra en un estado de relajación y bienestar, lo que mejora su sistema nervioso, ayudando a que desaparezcan los cólicos.

Desaparece la tensión en el bebé.

Mejora de las funciones relacionadas con la alimentación, asimilación y eliminación de residuos en el bebé.

Mejora del tiempo de sueño y el descanso.

Armoniza, relaja y elastifica el intestino, así como su sistema fascial.

Los bebés no sufren con esta terapia, tienden a estar relajados y, por supuesto, los papás estarán presentes durante el tratamiento.